Personales

Cross en la universidad europea de Madrid

Ayer se celebró el cross, ya es una constante anual, en la Universidad Europea de Madrid con una de las mejores instalaciones deportivas-por no decir la mejor-. Me sorprendió que la participación no fuera tan masiva como otros años (140 hombres y 51 mujeres), quizá porque se anunciaba agua-nieve, aunque no fue así; solo al final empezó a llover. Pero, a mediodía el tiempo fue propicio para la carrera entre frío, nubes y apariciones de sol a cuenta gotas. Percibí una juventud radiante, motivada y alegre. La segunda sorpresa fue que casi no había personas mayores, y desde luego nadie entre las mujeres que comenzaron antes, a las 12.15 minutos, con un recorrido de cuatro kilómetros.

La distancia masculina fue de ocho kilómetros entre retamas verdes-algunas cenicientas- y pocas encinas pequeñas, pero parecía un vergel por el que te invitaba a continuar a pesar de algunas cuestas pronunciadas que ya la gran mayoría conocíamos salvo los que participaban por vez primera.

Personales

Con la última selectividad (Ev.AU) a cuesta

Con esta última selectidad, ya todo será ayer; ni la prueba, ni los/as correctores serán los mismos y, quizá, ni siquiera se celebre en las Facultades o, al menos, eso es lo que estaba previsto, por lo que el aire primaveral y fresco de la mañana de la ciudad universitaria de Madrid no acompañará a ese peregrinaje que año tras año recorrían personas pletóricas de ensueños; tal vez, la forma más certera para ser feliz; en un mundo tan material, la utopía, el ensueño, lo espiritual son fuente purificadora que nos conduce a la lapidaria frase “hay que vivir”, aunque la dualidad sombra y sueño nos irá advirtiendo, recordándonos que somos ceniza-si bien llena de vitalidad-, que somos camino existencial y no podemos mirar atrás. So long, so long.

Personales

Días de tumulto en la memoria

Mirada triste, reflejada;

el alma cicatrizada por el tiempo

sin que lo luminoso vuelva.

Son días de tumulto, de ángeles prendidos,

de aquí para allá revolotean, henchidos

de juventud, de esperanza.

Aleteo blanco en un cuerpo enjuto,

que balancea con su esbelta figura.

Hoy, su rostro sirve de contraste

con su blusa negra, amaestrada,

a flor de piel; canéfora silente en otro tiempo,

ahora soñadora.