Poesía

Antología poética de W. Wordsworth

De nuevo tenemos que recurrir a otro estandarte áureo para adentrarse en el paraíso poético. En este caso, Wordsworth, que está en ese ámbito de lo que ya ha recibido el marbete de “Lake Poets¨, juntamente con Coleridge y R. Southey. En otra expresión, el inicio del romanticismo inglés, y Wordsworth está considerado como una de las cimas de ese romanticismo. La poesía como bálsamo; dar “la palabra a la palabra” como nos dejó escrito J. Á. Valente.

Es, otra vez, la emoción hecha carne en sus versos; es el poeta que siente, el que se abraza con la naturaleza-“The calm of Nature with our restless thoughts”-, el que desprende un yo romántico para posteriormente dejarnos su testamento poético; pero no solo se inmiscuye en el entorno, también deja entrever la poesía de otros; digamos que todo ayuda para lanzar una nueva poesía. Un nuevo gozo existencial en sus experiencias vitales. Al lado, también otros poetas engrandecieron la poesía inglesa como Keats, quizá, es la mejor voz poética del romanticismo inglés de este periodo. Su pensamiento estuvo en los parámetros de la virtud, de la conducta. Uno de los axiomas: “La belleza es verdad, la verdad belleza, esto es lo que sabes de la tierra y todo lo que saber necesitas”. Si existe una palabra en la poesía de Coleridge es soñador; es el poeta enamorado de lo extraordinario; el que nos transporta a las regiones utópicas. Tres poetas esenciales en la literatura inglesa. Se puede decir que con la publicación de Lyrical Ballads por Worthwords y Coleridge se inicia un nuevo alborear.

La estructura de esta Antología está bien conseguida, que comprende introducción-necesaria su lectura- una bibliografía más que suficiente, el inmenso poema The ruined cottage, las dos Lyrical Ballads,- la primera de 1798 y la segunda de 1800-, Poems in Two Volumes, Poems After 1807. La introducción termina con la expresión “los lectores tendrán en definitiva la última palabra”, pág.123. Sin lugar para la duda, somos los lectores los que hemos dar testimonio de la recepción de la obra literaria porque ya nos pertenece una vez adquirida y leída. Lo primero que leí del poeta fue Tintern Abbey. Me encantó, y ahora, de nuevo, inmerso en estos poemas que te apabullan en este tránsito existencial en el que estamos abocados y en el que solo debes elegir el camino; el poeta te advierte sin más en el que la naturaleza se convierte en tu compañera- y cómo no las lecturas- para que no te desvíes del camino que añoras o quieres recorrer.

No se puede poner en duda, después del esfuerzo, de que “es la más completa antología bilingüe en edición crítica que se ha llevado a cabo en lengua española hasta la fecha”, pág. 117; se reconoce la labor de los que le han precedido en verter al castellano la obra del poeta. Lo que no me parece adecuada es la afirmación ” la todavía extensa laguna en lo que respecta a su conocimiento”, pág.118; aunque sí, en que es “uno de los grandes poetas de todos los tiempos”. Tal vez se ha ido demasiado lejos cuando se escribe: ” viene siendo considerado el tercer componente de una gloriosa trinidad constituida por Shakespeare, Milton y el “padre de la poesía romántica”; en esta tríada también hay que añadir a Keats, “aquí yace/ uno / cuyo nombre fue escrito en agua”, como reza en su tumba; también a mí me lo parece como a parte de la crítica más exigente, claro sin quitar un ápice a Wordsworth. Bien es cierto que el editor tiene palabras elogiosas al referirse a Keats: “uno de los más grandes artífices de la palabra en lengua inglesa”, pag. 77.

Es notorio la universalidad de Wordsworth. No sé si se ha ido demasiado lejos cuando Gonzalo Torné manifiesta: “de manera que cualquiera que escribe o lee poesía, lo sepa o no, la lee y la escribe wordsworthizada”. Y Chesterton “nos asegura que leerlo se parece a beber al alba, entre montañas, nada menos que una copa de agua”. Wordsworth supo aunar la naturaleza como esplendor y la capacidad del poeta para asimilarla y entregarla a sus lectores. De estos se ha recogido incluso que su poesía “les ha sacado de una cárcel oscura y les ha conducido hacia la luz de la liberación”.

La grandeza de su imaginación reside en las tantas veces repetida su concepción de la poesía: “Poetry is the first and last of all knowledge; it is as inmortal as the heart of man”.

————

Wordsworth, W., Antología poética. Madrid, Cátedra, 2021, 732 págs.

Cantando sobre el atril by Félix Rebollo Sánchez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License

Poesía

Antología Cátedra de Poesía de las Letras Hispánicas

Sin duda, como reza la contraportada, “esta antología quiere ser una invitación a leer poesía”. Y de hecho es como un diccionario de las mejores poesías a las que de vez en cuando debemos recurrir y sobre todo en los tiempos convulsos o nebulosos.

Son 265 poetas los que coronan el esplendor de las letras hispánicas; espero que en una próxima edición al menos haya 266. A mi parecer, falta Luis Chamizo. Aunque solo fuera por su El miajón de los castúos es digno de figurar en esta antología. Este año se celebra el centenario de su publicación. Consiguió con su obra una arqueología dialectal poderosa en la que supo activar la función de escucha; así lo entendió el poeta de Guareña. Se acercó a las voces de las gentes, incluso a su silencio, pero también a las cosas, a la naturaleza.; esta tríada está muy presente al crear la necesidad de la palabra en una época determinada y lugar.

El antólogo pone hincapié en la idea de Northrop Frye: la recepción de la obra. Este concepto es clave para acercarse a una lectura que nos llene, nos purifique, nos sirva para volver a la relectura y más en el género poético si queremos llegar a la cúspide del término clásico. Sin olvidarnos que ya los textos poéticos pertenecen a los/as lectores, son los artífices del concepto clásico, en definitiva de la transmisión urbi et orbi, bien oralmente o por la escritura.

En la introducción del antólogo podemos leer las circunstancias que le llevaron edición tras edición a la selección de los poetas; en la primera de 1998 fueron 189 poetas y 628 poemas. En la última, decimocuarta edición 265 poetas y 990 poemas. Incluso el antólogo se atreve según W.H. Auden a recordarnos que “una señal de que un libro tiene valor literario es su capacidad de ser leído de varias maneras distintas”. Libertad, por tanto, a la hora de comenzar la lectura de esta obra colectiva.

Bienvenida sea esta antología que comprende desde las Jarchas al último vendaval poético del siglo XXI. Una buena razón para enfrascarnos este mes de septiembre en la poesía.

Antología Cátedra de Poesía de las Letras Hispánicas. Nueva edición. Madrid, Cátedra, 2019, 1341 págs.

——-

Cantando sobre el atril by Félix Rebollo Sánchez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License

—————–

Poesía

Aurora Leigh: extenso poema narrativo de una excelsa poeta victoriana

Félix Rebollo Sánchez

El silencio incomprendido de la poeta Elizabeth Barrett Browining, en parte del siglo XX, le hace más grande en el siglo XXI; nos tenemos que felicitar porque su poesía esté, hoy, en la cúspide de la poesía inglesa. Ante la poesía hay que estar genuflexos, así de nítido.

Me alegra que el editor nos recuerde no solo la ignorancia sino el desprecio con que Borges abordó a una de las mejores poetisas en lengua inglesa en el Curso de literatura inglesa que impartió en la Universidad de Buenos Aires en 1966. Fueron 25. Con estas, volví a leer la número 18 (“Vida de Robert Browning. La oscuridad de su obra. Poemas”) y la clase 19 (“Poemas de Robert Browning. Una charla con Afonso Reyes. The King and the Book”). El curso entero se puede leer en el libro Borges, profesor, 2002. Sin duda hay que agradecer a los editores Martín Arias y Martín Hadis por el arrojo que tuvieron al analizar el curso. Parece como si todo lo que viene de este autor y otros hispanoamericanos fuera intocable. Quitemos máscaras. No vale decirnos que se debió a uno de los “manuales literarios tradicionales” de los que consultó, y más cuando fue elegido para impartir estas clases por su declaración: “Sin darme cuenta me estuve preparando para este puesto toda mi vida” cuando otros mandaron “minuciosos informes”. Para los detalles sobre este asunto es imprescindible la lectura de los editores Carme Manuel y José Manuel Ariza (las páginas 9 y 10 son obligadas). Dicho esto, yo sí me he leído el extenso poema narrativo, como hice en todas las clases o conferencias que impartí, y eso sí, nunca hablé o escribí de “oídas” como hacen muchos/as y encima cobran.

La mejor definición de Elizabeth -apunta el editor- salió de su pluma: I am “little & black” like Sappho and attendant the inmortality , pág.16. Su inmortalidad la ha conseguido cuando, todavía, se la incluye en la poesía esplendorosa de la lírica inglesa. El consenso de la crítica más exigente ha dictado que es la poeta en lengua inglesa más importante del siglo XIX. La luz poética no se apaga, emerge sin más. Y la de Elizabeth ha prendido como una luciérnaga, como cirio perenne. Y ahí está, en el mismo pedestal que los Chaucer,Shakespeare, Milton, Wordsworth, Keats, Byron, Blake, Emily Brönte.

El libro está conformado por nueve cantos con 10398 versos, publicado en 1856. Ser mujer no le impidió llegar a la más cúspide poética, y el poema se convirtió en el “más sobresaliente de toda la literatura inglesa sobre lo que significa ser mujer y creadora”, pág.65. La cultura que poseía la poeta se percibe en sus versos en los que se puede observar ese acervo cultural con el recuerdo de textos latinos, griegos, bíblicos, italianos, franceses y, claro, ingleses. Fue una mujer culta. Pero, por encima de todo, está el que el amor no puede estar reñido con las dotes naturales de ser mujer y poder ventearlas sin que haya obstáculos. Es la independencia de la mujer, el tener un cuarto propio. Una forma de entender la mujer independiente sin cortapisas. El entusiasmo a mediados del siglo XIX fue de exaltación; sin duda entre mujeres (“fue devorada y tenida como libro de cabecera por inglesas y norteamericanas hasta principios del siglo XX”, pág. 67). La crítica se rindió al catalogar al poema como “el más extraordinario en inglés”, Bien es cierto que luego vino el silencio hasta los años setenta que volvió a reverdecer. No importa si Aurora Leigh es, en parte, autobiográfico o no; probablemente haya trazos de biografía, pero lo más importante es cómo una mujer puede crear lo mismo que un hombre. La capacidad no tiene géneros.

Los nueve libros son un canto a lo humanístico, aquello que no debemos perder. Da igual que la nombremos como novela sociológica o un grito necesario en versos blancos en la esplendorosa época victoriana. Estamos ante la dualidad que se aúnan vida y arte. Y esto es lo que desarrolla: la historia de esta mujer huérfana en la que subyacen sapiencia y un hondón intrahistórico religioso. A su vez rechaza la proposición amorosa de un pariente. Ante esta situación, Aurora se marcha a Londres para ganarse la vida con la escritura. También fracasa Romney al querer unirse con Marian. El reencuentro entre Aurora y Romney hace posible un paraíso ya sin la fuerza primigenia,

En el primero se narran los primeros veinte años de Aurora en 1145 versos. Nos advierte de la necesidad de relatar su vida (“Escribo cuando todavía soy lo que se dice joven: / las cosas de las que partí en mi viaje / tierra adentro en la vida no me quedan tan lejos / que no oiga ese rumor del lejano Infinito…”). E inmediatamente, ya en lo primeros versos, sentimos acercamiento ante un padre viudo ocupándose de una niña sin madre con cuatro años. Su ternura fue tan grande que hizo grabar en Santa Corce de Florencia: “Llorad por una niña que era pequeña todavía / para llorar cuando la muerte le arrebató a su madre”. Y ya con trece años, sin padre, recordó lo que había aprendido : “dolor y amor”. Su últimas palabras no dejan dudas: ” ´Ama, ama, ama´ antes de que cesaran sus últimos dolores. / Ama, hija mía´´. No pude ni contestarle”. Enviada a Inglaterra con una tía paterna nos recordará ya casi al final del libro (” El verdadero amor ama quien vive la vida verdadera”, v. 1067). En los versos anteriores hace un canto a los poetas como los dadores del bien (” los únicos voceros de esa esencial verdad, / no de verdades relativas ni por comparación….v. 860-1″). El final está revestido de ese cristianismo que rezuma toda su obra; aquí, en concreto, el Génesis y Mateo: “Como al principio, cuando Dios lo vio todo bueno, / a pesar de que el mal ya estaba cerca, según las Escrituras / también sobre nosotros, que vemos la bondad y la belleza/ de las cosas, se cierne el mal mientras hablamos / Recemos líbranos del mal”.

El libro segundo es la onomástica de sus veinte años (“Otros tiempos vinieron. Y llegó una mañana / en la que a punto de cumplir los veinte, / mirando hacia adelante y hacia atrás / me vi mujer y artista: ambas cosas a medias, / y en ambos casos convencida de serlo plenamente”). Y la poesía como centro, como auriga para adentrarse en la espiritualidad; y eso sí, quiere ser ella y menos aceptar los entresijos que había para casarla. Lo vio como caridad y eso no, y no. Su vida, su ilusión, su alma, vale más que todo eso. Luchará por ser ella, por vivir de su trabajo y no depender de nadie. En los primeros versos ya lo deja nítido: ( “pero yo indigna de unos y de otros, / tengo otra idea del amor. Adiós, v. 406. por mi parte, no soy lo bastante sumisa / para ser la doncella de una esposa legal. / ¿ Me tomas por Agar?”, v. 411-13. “Yo nací para andar otro camino, querida tía, distinto al suyo”, v.580. “Si con él me casara, / no osaría siquiera decir que mi alma es mía, v, 785-6. “Déjame, pues, crecer / tras este seto mío al borde del camino y sigue el tuyo”, v.850-1).

En el libro tercero vemos a una escritora con renombre, que la crítica ha sido buena, que el camino es ese. Sus lectoras y lectores la han acogido como algo excepcional. Pero ansía algo más, en una nueva creación que la columpie, que acoja otros aires. Llama la atención la visita de una desconocida para Aurora, y de sopetón le dice que está enamorada de su primo, pero que este quiere casarse con una mujer de clase muy baja socialmente. Pide ayuda a Aurora para que haga lo posible para que la boda no se lleve a cabo; la respuesta al principio es no, pero posteriormente lo acepta y sale en la búsqueda de Marian, que así se llamaba (“La miré a los ojos y le agarré las manos / y dije: ´soy su prima, prima de Romney Leigh; / y he venido también a ver aquí a mi primo”, v. 802-4) ; es cuando conocemos los barrios deplorables, las capas más ínfimas de la sociedad victoriana de Londres. Aquí el relato se aúna y percibimos que detrás de Marian puede estar ella misma; se apodera de vivencias ajenas que también son suyas. Es una atalaya para escudriñar el mundo de la mujer en lo que se ha llamado una época esplendorosa de la época victoriana. El final de este libro no es otro que la búsqueda de un empleo para Marian (“él la envió a un taller de costura famoso”, v.1231). Una forma de separación, pero ganándose la vida, muy lejos de lo que quería su madre; venderla a la prostitución (“el señor es muy bueno / y pretende ayudarnos y ocuparse de ti “, v.1056-79); es cuando ella huye y grita: “Dios, líbrame de mi madre) y desquiciada después de tanto correr se desmaya, cae en una zanja; pero faltaba el carretero que la encontró “en una fosa a la luz de la luna”; llevada al hospital se recupera (“qué enfermos hay que estar para que los demás nos traten con justicia”, v. 1120). La visita de Romney fue decisiva para que le encuentre un taller de modista; entre hebras iba consumiendo su vida (“Y, dando la puntada, daba en pensar en qué cara tendría Romney / y si se acordaría de ella / cuando los dos volvieran a reunirse después de muertos”, v. 1243).

Con el libro cuarto , además de proseguir con la historia de Marian y los pormenores sobre el amor entre personas y el amor al necesitado asistimos al día fijado para la boda. Al final no se pudo celebrar. Romney cuenta a los invitados que Romney le ha dejado. Marian no se presenta a la iglesia. ( “No hay boda, ella me deja, / ella se va, ella desaparece, / y yo la pierdo. Pero yo nunca pretendí forzar un sí”, v. 805-8). En la carta que escribe manifiesta que no se puede casar debido a las diferencias entre uno y otro socialmente y económicamente. La desolación se percibe entre los invitados. En el libro quinto hallamos reflexiones sobre la poesía general y el sitio de Aurora como poeta en el que el espíritu debe primar para conseguir el arte que vivifica. Termina con un canto fervoroso a Italia (“Y ya voy de camino, Italia mía / colinas mías. ¿Me sentís colinas…..?, v.1265-6). El libro sexto con los versos (“Un desdeñoso modo insultar tienen los ingleses / de acusar de ligeros a los franceses”). Es Aurora en París camino de Italia. Aurora prosigue con la máxima de que el artista debe buscar también la belleza en lo nimio, incluso en el espíritu de las personas que viven en la miseria absoluta; da por hecho de que lo más fácil es buscar esa belleza en la naturaleza, tan común. Sorprende el tropiezo de Aurora y Marian en las calles parisinas, y más si cabe cuando al decirle que podían vivir juntas, Marian le responde que debe volver a casa. Aurora la acompaña. Al llegar observa a un niño durmiendo. Marian le explica que ha sido fruto de una violación; le cuenta su vida hasta el más mínimo detalle; Aurora se estremece y el lector queda en suspenso a la espera de ver luz en los próximos libros.

Lo primordial del libro sétimo es la aceptación de Marian a la propuesta de Aurora de que marchen juntas a Italia y así el niño tenga dos madres. Antes, Marian le había terminado de contar la vida dura y llena de calamidades por las calles de París. Al llegar a Florencia se instalan en una casa grande con vistas preciosas. Se da cuenta del éxito de la poesía de Aurora, de que el arte triunfa y que la crítica la ha acogido como una de las grandes poetas en lengua inglesa. Mas los recuerdos le conducen a la melancolía. Es en el libro octavo cuando aparece Romney; Mirian juega con su hijo y Aurora está sentada con un libro, ya tiene treinta años. Romney le muestra su alegría por su último libro, pero Aurora rechaza el elogio; en el fondo piensa que ojalá hubiera sido mucho antes; ambos se desnudan intelectualmente y perciben que el fracaso ha sido de los dos; ahora es cuando se dan cuenta de todo, y quizá hayan sido los culpables de tantos males como han ocurrido en tan poco tiempo. En el último libro, el noveno, hallamos un final inesperado, pero, al mismo tiempo, fructífero y lleno de sabiduría, de entrega, de amor; o, tal vez, la necesidad de que nos quieran sin que se pierda el yo.

Elizabeth no quiso ser muda; su conciencia le permitió airear el sufrimiento de la mujer ante la sociedad hipócrita y santurrona; el no callemos le salía del alma. El tema en sí no es nuevo; la conjunción entre realismo y idealismo es, en definitiva, lo que soñó; por eso el final de esta magnífica obra se augura una nueva sociedad, la nueva Jerusalén, tan esperada en las personas de buena voluntad (” y derriba los muros entre clases, igual que los de Jericó / al otro lado del Jordán, clamando desde lo alto de las almas / a las almas que, congregadas aquí, en los llanos de la tierra, / puedan alzarse a una eminencia más pura / que las más altas nubes que vemos desde aquí”, v. 931-936 del último libro). Y el último verso como corona (“y todo lo demás en su orden: lo último una amatista”).

Y sin lugar para la duda, como han resaltado los editores, el poema Aurora Leigh es “uno de los más extraordinarios de la literatura universal de todos los tiempos”, pág.91. Siempre estará en la memoria de los lectores para volver a comenzarlo. Y una ayuda grande para una mejor comprensión de este poema narrativo son las 1.100 citas a pie de página que sorprenden ante este trabajo arduo, fructífero con una riqueza cultural que hacía mucho tiempo que no leía.

————

Barrett Browning, E., Aurora Leigh . Madrid, Cátedra, 2021, 711 páginas.


Cantando sobre el atril by Félix Rebollo Sánchez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License

Poesía

Poesía completa de Diego de san Pedro

Como siempre, la poesía como ungüento salvífico para los avatares de la vida. Esto es lo primordial que hallamos una vez leída. La vuelta a la poesía como bálsamo revitalizador en tiempos convulsos, y si es clásica mejor. Ahora, después de tanto tiempo reconforta adentrarse en la poesía de Diego de San Pedro.

Su extensa obra lírica le hace merecedor a que volvamos a vivir sus pautas de un siglo tantas veces repetido en la literatura española. Su argumentación poética, como apunta el editor, estriba en “la interpretación del texto y el público al que va destinado”, pág.15. Esta es la base primordial, la premisa de una certera lectura. Se parte de una poesía narrativa piadosa y de una reflexión moral por otra; ambas necesarias para construir su árbol poético.

Cuatro apartados configuran el libro: Poesías mayores, poesías menores, poemas de dudosa atribución, poemas, letras y canción en el Tractado de amores de Arnalte y Lucenda. La passión probada con casi dos mil quinientos versos es el poema más extenso en el que se detalla “todo el proceso que va desde la profecía del ángel y la traición de Judas hasta el martirio, crucifixión y muerte de Jesucristo”. La descripción y el diálogo son notas distintivas, así como la mezcla de comparación (” Y teniendo peligrar / aquel que en la mar entró, / su proprio offficio es llamar / a los sanos y rogar / le buelvan donde partió”)… , la reprensión a los poetas (“Los pasados trobadores, / para sus obras perfetas, / ciegos de tales errores / demandavan les favores / a las scientias y planetas…), el autor y el texto (“Y por el camino yendo / a sus disciplos hablaba, / doble pena pasdeciendo, la suya y dellos sintiendo, / y muchos los consolava….”), autor ( “Siente agora peccador /, lo que su alma sentía / de aquel Dios tu Salvador / cuando tan fuerte sudor / todo su cuerpo cubría) o texto (“Cuando ya Nuestro Dios vido / que su muerte se acercava, / y vio al desconocisdo / en grand bollicio metido, / y que nunca sosegava,…”).

Resaltemos algunas delicias del poema que nos conmueven por su atrevido estilo directo o dialogal; por ejemplo el autor contra Judas : “Dí, traidor, qué te movió / a hazer tan grand error; / cuál diablo te engañó, / quién jamás nunca pensó / de vender a su Señor. / Devieras ser refrenado / de yerro tan conoscido, / por perder de ser llamado / el más traidor y malvado / que en el mundo fue nascido”). O la estrofa 134: “Pilatos les respondió / y dixo de esta manera /¿´Pues dete, qué haré yo´?/ Luego el pueblo le tornó / respuesta diciendo: ´Muera´/ Dixo Pilatos: ´¿Por qué tengo este hombre de matar, / que malhechor nunca fue? / Nunca causa en él hallaré / para tal sentencia dar´.

La última estrofa es bien significativa: “Desta manera acabaron / las penas del Rey Eterno, las cuales nos remediaron / y quitaron y libraron / del tormento del infierno. / Contemplemos y pensemos / en su Passión gloriosa; / sospiremos y lloremos, / penemos por que gozemos / de ver su pena gloriosa”. El ruego de la devota monja lo cumplió con demasía.

Desprecio de la Fortuna dedicado al conde de Urueña; acompaña un breve prólogo para ser mejor entendido y por qué lo realiza (“…, pensé hazer esta pequeñuela obra y llamela Desprecio de la Fortuna, donde prueva por notorias razones que havía de servir, aunque la dexamos mandar, y enderecela a Vuestra Señoría porque según dixe ya otra vez en una escriptura mía, para que toda materia sea agradablemente oída, conviene que el razonamiento del que dize sea conforme a la condición del que oye”, pág.200.

Tal vez escribiera este poema al final de su vida (“Mi seso lleno de canas, / de mi consejo engañado”) para recopilar sus escritos que fueron gloria y ahora ante el final se percibe un cierto arrepentimiento, pues ya pasó su vanidad ( ” Aquella Cárcel de Amor…”. ” Y los yerros que ponía /en un Sermón que escriví…”. “Y aquella copla y canción / que tú mi seso, ordenavas…”. Son las cuatro primeras estrofas de las cuarenta y una-cuatrocientos diez versos-. Luego viene la invocación ( de la cinco a la treinta y siete estrofas). El primer verso marca el desarrollo posterior (“Mas, tú, Señor eternal, / me sey consuelo y abrigo / con tu perdón general, / que sin gracia divinal, / no sabré lo que me digo”…). Pide ser absuelto “en lo passado” y ayuda “en lo presente”. Para a continuación hablar de la Fortuna frente a la razón ( “tan señora la Fortuna / y tan sierva la Razón”; la genuflexión ante la Fortuna (“visto el daño que hay en ella / no será por fuerza della / sino por flaqueza nuestra”), o la ya famosa Rueda (“Y por esto no se vieda / mire bien quien no miró, / que del bien y mal que rueda /solamente dello queda / el contar cómo passó. / Todo has de perescer, / lo peor y lo mejor, / el ganar con el perder, / con el pesar el plazer, / con el morir el dolor”). Y la última, como resumen (“Pues tú, Fortuna temida, / mirando lo que es oído, / con sentencia conocida / yo pienso que estás corrida / y tú que estó yo corrido. / Mas sin temer tu grandeza, / ni tus bienes, ni tu ira, / ni tu mal, ni tu franqueza, / si burlas de mi pobreza, / yo burlo de tu mentira”).

Y así se va desgranando el florilogio poético de Diego de San Pedro. En las poesías menores podemos leer veintiséis poemas breves en los que pulula el amor; el primero a “una dama de la Reina doña Isabel”; las coplas “trobadas por causa vuestra; y no se os haga graveza / hazer al bien perdido. / Tenedlas por gentileza”. La segunda a “una dama muy hermosa y de mucha gracia” (“Y porque en vos se contiene / perfección tan verdadera, / ¡qué gloria grande les viene / a la tierra porque os tiene / y al Cielo porque os espera!”).

Los poemas de dudosa atribución están conformados por un villancico y un poema sin título. Poemas, letras y canción en el Tractado de amores de Arnalte y Lucenda. Sin duda una edición necesaria para leer con serenidad la poesía completa de una persona entregada a lo existencial como factor humano. El autor, como sabemos, pasó a la historia por su Carcel de amor que juntamente con el Amadís fueron los libros de más éxito del siglo XV. Su exaltación al feminismo lo dejó nítido en su Sermón de amores. En definitiva, es el gran prosista y el poeta didáctico-moral que nos instó a vivir, a buscar el placer aunque, al final, lo mitigara con su Desprecio de la Fortuna.


Cantando sobre el atril by Félix Rebollo Sánchez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License

Novela, Poesía

Una ondina moderna

Al abordar el libro Una ondina moderna , narraciones y poemas me encuentro con una mujer pletórica de ideas nuevas en su novela, poesía y relatos de la primera mitad del siglo XX. Tres géneros que se resumen en una adelantada, creadora de una población que es la suya con el emblema de gentes que han recibido el señalamiento de afroamericanas; en este entorno hay que estudiar su obra; por eso debemos celebrar que tengamos acceso a su lectura.


Como nos adelanta el editor, el hecho de que proviniera de una familia ” de origen multiétnico y en una ciudad en la que la sociedad estaba formada por gentes de origen muy diverso”, hay que tenerlo en cuenta para comprender mejor lo que Alice nos quiere transmitir. Incluso se nos dice que podía encajarse en el grupo Brass Ankle, “quizá haciendo alusión a los grilletes con que se mantenía sujetos a los esclavos”, pág.13. Si fuera así, el recuerdo se convierte en alarido y la emoción subyace en todos sus escritos.

Poco importa el rastreo que se pueda hacer, incluso delimitándola bajo el paraguas “Negro Literature”, pág.65; lo primordial es la lectura y que pertenezca a una denominación no mengua su poderío singular, como una vez acabada la novela corta Una ondina moderna podemos pensar. Destaquemos esa destreza con que desbroza unos hechos que permanecen, por lo que hemos avanzado poco en lo que se considera primordial en las personas como es el humanismo, da igual desde donde lo otees. ¿Qué hay detrás de esa “ondina”, es solo ficción o es una realidad que describe para mejor explicarlo? Las primeras palabras de la novela nos evocan un presagio: “El mar se mecía a sus pies con una tenue monotonía de vida y muerte”. Lo simbólico se apodera de la narradora recurriendo a la mitología, a ese espíritu que subyace y que lo aclara en la última línea de la novela: “Lo enterraremos junto al mar, Madre”. El mar como refugio, como canto constante para los indefensos, para los/as sin voz. Los recuerdos como evocadores de lo que fue, pero también como agarradores de las posibles caídas.

Ya en las primeras páginas la expresión “¿Qué habrá querido decir” es inquietante para quien acaba de casarse. El “perdóname, por favor” no fue acogido, ni siquiera el abrazo y los besos apasionados. Marion no respondió. Mucho tiempo después musitaba la misma expresión ” ¿ qué habrá querido decir?”. Su remordimiento no cejará, y estalla con otro pensamiento: ¿Me consideras encerrada y limitada?”.

Lo que no entendería Marion es lo que ocurrió en la estación cuando Howard se apeó del tren y no ver el “trineo esperándolo”. Este hecho y todo lo que ocurrirá en la novela será determinante. Nos llevará al nacimiento del niño; el dardo envenenado llegó al corazón. “Quería que lo supieras…., ya que es culpa tuya”. La intriga de la narración te deja en suspenso hasta que se aclaran los pormenores de la relación y los “dimes”. Al final, Howard tiene que partir y le dice: “Dios te bendiga, Marion”. Terrible idea, casi al final: “De haber sido una mujer, por supuesto que habría tenido que quedarse y afrontar la situación, pero afortunadamente, en el mundo no se esperan tales cosas de los hombres, siempre se les permite la alternativa….” La estampa “Marion contempló largo tiempo la diminuta forma en su pequeño ataúd revestido de flores” nos sumerge en el silencio al preguntarnos ¿por qué? y no hallamos respuesta.

Me he detenido en el último y más extenso poema del libro (“Harlem John Henry views the Armada”). Es en realidad un canto salvífico a una cultura propia inserta en lo americano; esta mezcla se consigue con la aceptación de la tolerancia. Precisamente esta dicotomía nos conduce a una excelencia poética, incluso cuando se añaden voces dialectales, Poco importa si fue verdad o se va lejos. El personaje se ha convertido en mito, como representante de la clase trabajadora, que venció a la máquina, al sacrificarse por los demás, y así es contemplado por la poetisa afroamericana. El comienzo del poema con Harlem mirando al cielo le hace musitar: “Beauty must be, must be, else life is dust”. ¿Qué hacer ante las dicotomías “Beauty and peace. Beuty and war?”. No puede haber otra senda que la titulada “Let us have peace! Tiene que haber un momento en que en la ciudad se adentre la luz para cantar (“Beautiful the feet of them that bring us peace!).

El final es clamoroso: la belleza del dolor es un grito contra el odio; es el triunfo del bien sobre el mal, el día sobre la noche; es el gran día de la igualdad, de los justos. Ahora sí: ” God´s goin´ to build up Zion ´walls! El pensamiento bíblico resplandece; es el Jesús de los cristianos el que estaba llamado a derribar y construir una nueva justicia, un nuevo Sión, la tierra prometida. El poema termina con el festejo y la gratitud: “Great day! Great day!”.

——

Dunbar-Nelson, A., Una ondina moderna. Narraciones y poemas. Madrid, Cátedra, 2021

Cantando sobre el atril by Félix Rebollo Sánchez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License