Uncategorized

El ciclismo en Extremadura

Acabo de recibir el libro ¿Dónde viene Induráin? Antecedentes, génesis y evolución de la Vuelta Ciclista a Extremadura, publicado por la Diputación de Badajoz, 2017. Los autores: Juanfran de la Cruz Moreno y Rafa Carbonero Caraballo. Juanfran fue un alumno brillante de la Facultad. Al recibirlo, he sentido emoción al recordar las conversaciones y el alto grado de inteligencia que poseía y que ahora demuestra con su prosa límpida que es la base de un periodista.En primer lugar, gracias mil no solo por el recuerdo sino por un libro de hechos que probablemente se nos escapan, vivamos o no en esa Extremadura hecha de trozos de cielo, pero esquilmada en épocas determinadas.

En el índice hallamos todo un recorrido claro de lo que fue el apasionante mundo del ciclismo, siempre tan en boga. Tres partes y un anexo conforman lo que puede ser el primero que los autores lanzan para el conocimiento. Me ha llamado la atención  las “Galerías de imágenes”, sobremanera, El cuaderno: aprende con la vuelta ciclista a Extremadura, 1999, de dos profesores abnegados que crearon un proyecto educativo, donde los escolares de la región iban a conocer mejor su tierra a través del mundo del ciclismo. ¡Qué alegría que la docencia sirva para nuestra formación! El/la maestro, el/la profesor con vocación deben ser siempre luz, candelero perenne, cirio eternal, antorcha en la noche. En la última página-287- podemos leer “Prólogo” al Cuaderno: aprende con la vuelta ciclista a Extremadura, 1999,  de un grande del ciclismo Miguel Induráin Larraya en el que subraya que el ciclismo es una forma de vida y así se aprende a vivir.

Al leer el libro, con la gran cantidad de imágenes, encontramos una Extremadura viva.

Portada del libro.Inmensa Extremadura, atesorada de paisaje que nos evoca el paraíso.

Uncategorized

Tarde lluviosa

Tarde lluviosa,que se agradece después de días de calor; siempre es reconfortante un término medio; pero este torrente permanente de agua viene bien a la sierra madrileña en muchos aspectos; también es poético oír el ruido de la lluvia en sitios espléndidos, y, sobre todo  en un ámbito universitario como es la universidad “María Cristina” de San Lorenzo de El Escorial.