Poesía

¡Qué pena!

¡Qué pena!

Quería darte una sorpresa.

No pudo ser.

Roto el silencio.

Fue por otros lares:

manchego, cubano,

alicantino, asturiano.

Enhorabuena.

La poesía es así:

“baldía espera” con el ““.

El otro, “aleluya”, goza

de lo eterno, paraíso,

celestial acogida,

siempre presente.