Poesía

Una tarde de jueves de vinos y letras

En el centro cultural Sefarad de Madrid se presentó el libro Sin red de Izara Batres. Ante un centenar de personas se fue desgranando su poesía en la presentación y luego al leer algunos de sus poemas acompañados con guitarra. Quedé como absorto ante una realidad viva, hecha carne, y sobre todo cuando se leyó ese poema que te sobrecoge que yo conocía del libro Avenidas del tiempo, un canto a la alegría pero también al dolor: “Iré al sur, cuando no estés, para ver el amor como lo dejamos./Para que tengan aliento las calles y las almenas llanto. O el verso “Cada vez que tu nombre aleteó sobre mí/ fue el poema más hermoso”.Los dos están en mi salutación para los lectores de este “blog” entre otros poetas. Sin duda me vino a la mente el libro que reseñé en esta página con el título “Un libro prendido de amor” en el que con verso encendido nos elevó al sentimiento amoroso,lo más grande que tenemos juntamente con la libertad.

El libro Sin red habrá que leerlo con detenimiento para ver si llega al alma, pero lo escuchado ayer, día 29 de noviembre a las 19 horas, presagia otra joya poética; las expresiones “vivir sin red”, “vivir desnudo”, “en la verdad no caben redes”, “no quiero tu red”, “no sufras hermana”, “no temas”, etc. denotan que estamos ante un libro hermoso, que es un fuego hacia la luz, que el amor no puede tener red, que debemos soñar hasta extasiarnos.

La fuerza poética de Izara es tal que quedas petrificado, pocos llegan a libar ese néctar que necesitamos para la existencia; ella se adentra y lo purifica;nos lo entrega para que seamos felices para que gritemos fuerte por si alguien quiere silenciarte, para que esa realidad no la silencies, la eleves si es posible “a la nube” para que permanezca y la bajemos en esos momentos concretos que seguro aparecerán para enaltecerla, para que sirva de canto salvífico.